YA HACE DOS AÑOS

YA HACE DOS AÑOS

El 2 de octubre de 2018, en Joigny, en la casa natal de la fundadora del Sagrado Corazón, al nuevo equipo presidido por Paola del Prete se le confiaba el destino de nuestra Asociación por un período de cuatro años, con este tema: “Vivamos juntos la familia del Sagrado Corazón”. Este tema premonitorio, en un momento en el que las diferentes partes del Sagrado Corazón, tanto del lado de las religiosas como desde la red de colegios, nos interrogamos sobre la mejor manera de organizarnos y cómo tejer relaciones para nuestra entreayuda y enfrentarnos a los desafíos futuros.

A lo largo del primer año, el equipo de la presidenta se dedicó a crear un nuevo sitio Internet y poner al día los procedimientos financieros y administrativos, particularmente en lo que se refiere a las relaciones con la Administración belga de la que depende AMASC.

Hemos abierto otra vía con el lanzamiento de una acción común de solidaridad en el Chad, donde sostenemos el proyecto de renovación de la escuelita de Bougoudang dirigido por la Hermana Dorota Zych. Informamos regularmente, con la esperanza de que otras asociaciones nacionales u otros antiguos a título personal sigan el ejemplo de Francia e Irlanda, de momento las únicas que apoyan en este proyecto.

La pandemia del Covid de este año, que afecta al mundo entero y a muchas de nosotras, directamente en la salud o en los trabajos, ha tenido consecuencias directas en AMASC, que ha debido bajar el ritmo de sus actividades. Pero seguimos decididas a hacer progresar nuestra asociación.

La reunión del Consejo de Administración de AMASC se hará por videoconferencia los viernes 23 de marzo y el sábado 13 de marzo de 2021 para ver en qué punto nos encontramos a mitad de mandato. Además de los informes de la presidenta y de la tesorera, se tratarán principalmente: el lugar y la organización del próximo Congreso, para cuyo desarrollo debemos esperar a ver la evolución de la pandemia y cómo atraer a los jóvenes antiguos a nuestras asociaciones. Informaremos directamente a las presidentas nacionales de las decisiones tomadas. Y os invitamos a todos a tomar contacto con vuestras responsables y darles a conocer vuestras expectativas.

La crisis excepcional que atravesamos nos muestra las fragilidades de nuestro mundo, en el que el repliegue hacia uno mismo nos viene impuesto para intentar frenar el avance del virus. En nosotros no se contempla este repliegue ni está en nuestro espíritu ni en el de nuestra Asociación, ni tampoco en el de la Sociedad del Sagrado Corazón, en el que predominan la amistad y la solidaridad entre los hombres. Sigamos “juntos” confiando en este tiempo en el que nos preparamos juntos para festejar en la alegría el regalo que hemos recibido de un Salvador, hace más de 2.000 años. ¡Os deseamos a todos un feliz Adviento!.