¡ RECEMOS POR LA PAZ !

 ¡ RECEMOS POR LA PAZ !

Queridos hermanos y hermanas:

En estos días hemos sidoturbados por algo trágico: la guerra! Numerosas veces hemos rezado para que no se emprendiera este camino. No dejemos de orar, es más, supliquemos a Dios con mayor intensidad. Por esore nuevo a todos la invitación a vivir un día de oración y ayuno por la paz en Ucrania; una jornada para estar cerca de los sufrimientos del pueblo ucraniano, para sentirnos todos hermanos e implorar a Dios el final de la guerra.

“Quienhace la guerra olvida a la humanidad. No parte de la gente, no mira la vida concreta de laspersonas, sino que antepone a todolosintereses de parte y de poder. Confía en la lógica diabólica y perversa de lasarmas, que es la másalejada de la voluntad de Dios. Y se distancia de la gente común, quedesea la paz, y que en todoconflicto es la verdadera víctimaque paga sobre su propiapiellaslocuras de la guerra. Pienso en losancianos, en cuantosbuscanrefugio en estashoras, en lasmamásquehuyen con susniños… Son hermanos y hermanas para losque es urgente abrircorredoreshumanitarios y quedeben ser acogidos.

Con elcorazóndesgarrado por todo lo quesucede en Ucrania —y no olvidemos la guerra en otroslugares del mundo, como Yemen, Siria, Etiopía…—, repito: ¡quecallenlasarmas! “

Estas son las palabras del Papa Francisco: unámonos todos en la oración…
Somos muchos, en todo el mundo: ¡esta gran familia de la AMASC ha sido siempre nuestro orgullo!
Así pues, tomémonos todos de la mano y recemos con fuerza y de todo corazón para que esta guerra sin sentido termine inmediatamente y vuelva la paz…


Santa Madre Magdalena Sofía, ayúdanos a ayudar a los demás, con la oración y con la hospitalidad. Ilumina a los pacificadores para que obtengan la paz. Abre los ojos y el corazón de los que quier en  la guerra para que entiendan que el  mal nos destruirá a todos…

Paola del Prete