¿MAÑANA LA MISIÓN DE LA SOCIEDAD DEL SAGRADO CORAZÓN?

 ¿MAÑANA LA MISIÓN DE LA SOCIEDAD DEL SAGRADO CORAZÓN?

Será el acontecimiento del año para la gran familia del Sagrado Corazón, de la que formamos parte, y un momento trascendental en la historia de la Sociedad del Sagrado Corazón.

Del 8 de noviembre al 2 de diciembre, las delegadas de las Hermanas del Sagrado Corazón de todo el mundo se reunirán en un Capítulo General especial sobre el futuro de su misión para tratar de responder al doble desafío de la disminución de su número y de los cambios en nuestro mundo.

La Hna. Isabelle Lagneau, una de las cuatro Consejeras Generales de la Hna. Barbara Dawson, la Superiora de la Sociedad del Sagrado Corazón, accedió amablemente a explicar las condiciones de este evento.

“Según nuestras Constituciones (§160), un capítulo especial es convocado, en circunstancias excepcionales, por la Superiora General con el acuerdo de la mayoría de las Provinciales. No es, por tanto, un Capítulo a elección de la Superiora General. 

Este capítulo “especial”, que se inaugurará oficialmente el 10 de noviembre, abordará dos cuestiones muy concretas. Se plantearon en el Capítulo de 2016 y se refieren al gobierno de la Sociedad y al reparto de sus recursos. Buscaremos una organización que se adapte mejor a nuestro número decreciente y a este mundo profundamente cambiante para responder mejor a la llamada de Dios y a nuestra misión.

Un capítulo de discernimiento

Preparado durante casi 5 años por muchos grupos y comisiones y por todas las rscj del mundo, sus colaboradores y muchos miembros de la familia del Sagrado Corazón, será un capítulo de discernimiento. Cada provincia ha enviado el fruto de su trabajo, que ha dado lugar a la elaboración de un documento de síntesis entregado a los capitulares. Como se trata de un proceso de discernimiento espiritual, estarán como en un retiro, disponibles para escuchar al Espíritu a través de sus intercambios y su trabajo. Nadie sabe cuáles serán las conclusiones.

Inicialmente previsto para febrero de 2021 como evento “presencial”, el capítulo tuvo que ser pospuesto a causa de la pandemia. Finalmente, se desarrollará íntegramente por Zoom, del 8 de noviembre al 2 de diciembre, y reunirá a unas 70 capitulares que se reunirán bien en asamblea plenaria (de 12 a 15 horas, hora de Roma), bien en grupos, alternando jornadas de reflexión personal y de oración. Será dirigido por una Hermana Misionera de Nuestra Señora de África y un laico que será su asistente.

Una hazaña técnica

Un equipo técnico se ha ocupado especialmente de organizar los diferentes aspectos para garantizar la buena calidad de las comunicaciones, la confidencialidad y el buen funcionamiento de los intercambios.

Los capitulares han recibido varias sesiones de formación para asegurarse de que se sienten cómodos utilizando el Zoom. Se espera que cada una encuentre la manera de dejar su vida y trabajo ordinarios (muchas seguirán el Capítulo desde un lugar separado de su comunidad habitual) para encontrar el silencio y la paz necesarios para el discernimiento.

Un equipo de liturgia se encargará de introducir y concluir los trabajos con momentos de oración. Se abrirá una “sala de oración” en línea antes y después de las sesiones, para que los capitulares que lo deseen puedan reunirse para rezar juntos. También habrá “salas” para conversar libremente fuera de las asambleas.

Para las asambleas plenarias hemos elaborado un protocolo de intervención que debería permitirnos escucharnos y compartir en profundidad.

Apertura a todos

El capítulo puede seguirse en un sitio web específico: desde www.rscjinternational.org

A principios de noviembre debería actualizarse diariamente. Y, a medida que el Capítulo avance, se publicarán entrevistas y artículos para la atención de todos.

Tres misas en particular serán transmitidas en el sitio web internacional y en YouTube: El 10 de noviembre a las 12 horas de Roma desde la Casa Madre en Roma, el 21 de noviembre a las 12 horas desde Joigny y el 2 de diciembre a las 13 horas de Roma (desde México). Invitamos a todos nuestros amigos y miembros de la AMASC a unirse y contar con sus oraciones para que los frutos de nuestro trabajo sirvan a nuestra misión de dar a conocer el amor del Corazón de Jesús a través del servicio de la educación.”